6 de Diciembre de 2018 | Por Luis Díaz

 

El ser humano siempre busca nuevas maneras de torturarse. Cuando se aferra al pasado sufre de depresión, cuando se aferra al presente sufre de estrés, y cuando se aferra al futuro sufre de ansiedad.

 Vivimos en un mundo que nos da razones de sobra para preocuparnos  que si un joven entra a una escuela a balacear a sus pares, que si los maestros ahora van a estar armados y como resultado a todas estas preocupaciones llegan los trastornos mentales ó demonios; uno de ellos la ansiedad. Una de las características principales de la ansiedad es el miedo, Miedo a perder el control de nuestra propia vida e incluso  miedo a situaciones y/o personas. No hay nada peor en la vida que vivir con miedo. Ante todos estos miedos y temores sería bueno saber que contamos con Dios. La ansiedad es una respuesta del organismo ante un estímulo que representa una amenaza, un peligro. Este peligro pueden ser imágenes, ideas o pensamientos. Lo que sucede con la ansiedad es que con estos pensamientos o imágenes van acompañados de la idea que no tengo las capacidades para resolverlos, y ahí entran los problemas. 

Uno de los principales miedos es el miedo a morir. Todos vamos a morir, lo que define tu vida no es cómo vas a morir, sino como vives y la vida puede llamarse vida cuando la vives sin temor. La ansiedad por más medicina que tomes no se va a ir hasta que domines tus pensamientos y emociones, hasta que tengas la determinación y el valor de creer en ti, de creer que tienes las capacidades de vencer todo lo que se te interponga en la vida.   

Leave a Reply

Your email address will not be published.