20 de marzo del 2018 | Por Lee Cordero

Todos hemos pasado por días de mucho trabajo, ansiedad y tensión.  Todos hemos tenido un mal día y aunque el tiempo pasa y muchos de los problemas quedan atrás, siempre es bueno seguir ciertos consejos para manejar esos difíciles días ya que es parte de nuestro diario vivir.

   Los problemas, conflictos y obstáculos siempre están presentes pero la clave para salir adelante esta en como saber manejar nuestras emociones y pensamientos. Tenemos que aprender a siempre sacar provecho de cualquier situación para crecer personal y emocionalmente. Teniendo esto en mente, a continuación mencionamos algunos consejos para manejar un “mal día”…

¡Lápiz y papel!

Escribir en un papel ya sea las tareas a completar o los problema que nos aquejan, es una forma de poner en orden nuestras ideas y soluciones para así darle estructura a todo lo que pasa por nuestra mente. Es una forma de ayudarnos a expresarnos lógica y claramente.

¡Positivismo y perseverancia!

Siempre debemos ver el lado positivo de toda situación. Todos hemos pasado por alguna decepción o fracaso pero tenemos que tener en cuenta que toda situación negativa tiene una enseñanza, sólo hay que buscarla.

 

El leer temas sobre auto-ayuda es indispensable para, valga la redundancia, ayudarnos a superar problemas, conflictos y obstáculos que enfrentamos día a día.

 

¡Culpa y responsabilidad!

Culpar a otros no ayuda a encontrar soluciones o respuestas. Muchas veces tendemos a culpar a los demás pero lo único que logramos es darle mayor control a otros sobre nosotros. No es que otros no tengan la culpa pero tenemos que aceptar que la responsabilidad de nuestra paz, tranquilidad y felicidad depende de nosotros.

 

…La clave para salir adelante y no desenfocarnos es mantenernos organizados, positivos y responsables de nuestros pensamientos y actitudes.

 

¡Leer y reflexionar!

Siempre ayuda para la reflexión la lectura motivacional, citas inspiracionales o historias de superación. El leer temas sobre auto-ayuda es indispensable para, valga la redundancia, ayudarnos a superar problemas, conflictos y obstáculos que enfrentamos día a día. En fin, el leer nos ayuda a mantener un enfoque positivo.

¡Desconexión y descanso!

Luego de un mal día lo mejor es desconectarse y a esto me refiero dejar que nuestro cerebro tome un descanso del ajetreado día para relajarnos y recobrar energías. Hay varias actividades que podemos llevar a cabo para lograr ver nuestro día desde otra perspectiva. Ya mencionamos leer pero además podemos escuchar música, caminar, hacer yoga, ver una película o dormir una siesta. Cualquier actividad que nos produzca placer es beneficioso pero lo más importante, es el descanso y una buena alimentación para mantener nuestra salud física y mental.

 

Siempre debemos ver el lado positivo de toda situación.

 

   En resumidas cuentas todos hemos pasado por un mal día y como mencionamos, la clave para salir adelante y no desenfocarnos es mantenernos organizados, positivos y responsables de nuestros pensamientos y actitudes.  Recuerden que no existe una varita mágica para resolver nuestros problemas pero podemos hacer todo lo posible por saber manejarlos y aprender de las enseñanzas de la vida…

Leave a Reply

Your email address will not be published.